31.12.06

Se aproximan las exequias finales de la navidad y como todos años los centros comerciales y sus luminosos, aprietan el acelerador. Se trata de volcar las ultimas energías en recordarnos que estas hollidays no son las del descanso y el relax, sino las del sprint camino del ultimo regalo y las de duplicar el gasto en cenas. Siempre intento que pasen por mí como desapercibidas, como sino fuera conmigo. Generalmente creo que lo consigo. No me llaman demasiado la atención los neones del ayuntamiento y mucho menos los del comercio de Isidoro Álvarez... Lo que sí viendo observando de tiempo acá es como desaparecen tras el día de reyes. Como de repente todo deja de ser maravilloso y cursi. Como se retiran cual ejercito victorioso toda la artillería pesada de fluorescentes gigantescos que cuelgan de paredes, árboles y puentes. Abandonan las calles de la ciudad como si dijeran, "si, lo hemos vuelto ha hacer", "los hemos vuelto a tangar". Sin anunciar armisticio alguno, se retiran sin decir hasta el año que viene. Rompen la falsa alegría navideña, como ETA rompe la tregua por su cuenta. Se van contando el dinero mientras los incrédulos pensamos, "ah, pero era esto..." no piden permiso ni miran como la ilusión de los ilusos se queda transpuesta hasta el año que viene, donde volverán a atacar casi en otoño, impregnándonos de emoción poco a poco, increccendo... pisando el acelerador lontano del cuento navideño. El gordo que ensucia los colores colchoneros me recuerda esa cándida canción que dice "Vicious You hit me with a flower, You do it every hour, Ohh baby youre so vicious. Su mente perversa sueña con dinero y con niños. ¿Es mentira lo que digo? El mensaje del único español en su sitio, el único español que no ha soltado una arenga ni un discurso en su vida sin ser capaz de leer el papel, nos mostrara una chimenea donde se queman las páginas de los libros que nunca leyó. Y no estoy hablando de que lea a Heidegger ni a Givone. Se retiraran los árboles ensuciados de codicia y el belén que no es más que una mesa llena de cubatas que están siendo compartidos con los amigos en el bar. ¡Cuidado! …San José se va a beber otro rey negro con coca-cola y ya lleva 4!! Cuando llegue febrero harán lo que seria una pequeña cata de tendencias en vistas al santo más cursi que se puede tener. Si yo pudiera hacer un mundo más puro, no me dedicaría a corregir la navidad. Te pondría dentro de mi espejo y no dejaría pasar ni un día entero sin verte. Dicen que corremos en libertad y no es cierto, pero no podemos luchar contra que nos engañen en el sueldo, evitemos al menos que lo hagan con el trabajo. Si los reyes de oriente fueran magos de verdad, echaría a Israel al mar y esta vez para que no se abrieran las aguas. Aun me quedan fuerzas y quiero que ha ustedes también les queden. En el ultimo libro de Punset (vale, ya se que yo nunca creí en psicólogos ni en más autoayuda que tres acordes, las coplas de Jorge Manrique y un Gintonitic de Bombay) se dice que nos pasamos la vida buscando la felicidad material en forma de posesiones tangibles grandes y aparatosas, y que la verdadera felicidad se da en el camino en pos de buscar esa meta feliz. Eso me alivia. Ahora resulta que soy más feliz que los ricos establecidos pero no lo se. Punset plagia a Kavafis y resulta que es un científico, yo me pongo un poco cursi de un tiempo aquí y resulta que ya no soy la gran esperanza blanca de San Blas, que soy el Juan Pardo de los Blog. Guardo todos sus msm en el disco duro, guardo el arañazo que me hizo, la pulsera que me dejo en mi casa vale más que todos mis ahorros. ¿Acaso vieron estas frases en un show de José Luis Perales? Cuidado conmigo… cualquier día la performance de la guillotina se quedara corta cuando saque mi pistola de la bota y reparta invitaciones para el próximo concierto de Elvis en el espacio. ¿Quieres verlo…? Toma. Pum!! Las gambas a la plancha de esta noche, no me dejan concentrarme, me están llamando por mi verdadero nombre, quiero coger el coche ya, quiero comerme esas gambas… quiero volver a mi casa después y ponerme a Lou Reed a toda caña mientras me meto en la boca uno a uno los eslabones de su pulsera. ¿Será esa la felicidad a la que se referirá Punset? me voy a poner el Stepson, voy a colgarme la raqueta, voy a liarla en el madison. Ya se que deporte voy ha hacer este año. Voy a boxear, pero como rocky a lo vivo, corriendo por la calles de Madrid bajo la luz de la luna, de Cascorro a Chamberí. Nada de gimnasios, nada de pastillas infla-músculos, voy a comprarme de una vez el putchinball que vi en la maratón y a funcionar. Pegare con el derecho que el izquierdo lo tengo lili desde la última vez que hice deporte y casi me echan del trabajo por deportista. La sociedad vive en contradicción. “vive sano”, te dicen, luego de das una galla, te tienen que dar la baja y casi te echan. Si se encuentran un perrito por la calle adóptenlo, no cuesta nada hacer feliz a los bichillos. A mi me gusta mucho que lo hagan, me reconforta pensar que ustedes son buenos. A mi se me coló un gato el verano pasado y quise hacer paella. Feliz año nuevo.

1 comentario:

Ponce dijo...

Valen , ya sabes que lo que mas odiamos es eso de que la gente se coma las pollas unos a otros, pero siempre te lo digo, me encanta tu blog coñooooooo!