13.7.07


El Consejo de Gobierno de la comunidad de Madrid, acaba de aprobar un proyecto de Ley de Medidas Urgentes de Modernización de las Administración, que incluye la prohibición de que las nuevas construcciones tengan más de tres alturas, la retirada de las competencias urbanísticas a los municipios que incumplan las leyes y un conjunto de sanciones de hasta 6.000 euros para los que hagan pintadas o "grafitis" en la vía pública.
Es decir el espacio publico solo podrá ser ocupado (invadido, seria una definición más justa) por empresas u organizaciones que tengan dinero para privatizar ese espacio léase, paredes, fachadas enteras o elementos extraños verticales de esos que casi te comes cuando vas distraído por la calle. Publicidad, marketing, beneficio. Algo capaz de crearnos una insatisfacción marginal, induciéndonos a adquirir algo que mejorará nuestras vidas. Algo con vida propia enfocado a interpretar el mundo en sus propios términos y a hacernos participes de ese mundo queramos o no. Ya dijo Benjamín que “el criticismo depende de la distancia” La publicidad presiona la experiencia momentánea con una fuerza sensorial violenta y directa. La representación, la apariencia, el in-side en el circo de la marca nos hace formar parte de un juego. Nos secuestra dentro de un juego no solo en la televisión, sino en el espacio público entendido como medio social comunitario en el que nos movemos y vivimos hasta donde alcanza nuestra vista. Pero para defendernos de esa violencia, la people contamos con medios de autodefensa eficaces y contundentes. Con pocos medios, ingenio y un spray de pintura, los castizos y castizas de la ciudad adornan las calles del foro recordando que la resistencia es la antesala de la victoria.
La plantilla o Stencil, es un estarcido recortable con zonas abiertas y cerradas donde aplicando la pintura sobre la pared nos queda la imagen deseada. Es fácil, rápido y barato. Corren tiempos duros y más duros que van a venir. Es hora de que esta tertulia guerrillera salga de la sede del café Belén donde nunca llego a entrar, y tome las calles, las paredes y si se puede a sus propios habitantes. Se cumple un año del programa-manifiesto y aunque se han logrado objetivos con los que ni siquiera se soñaba, las jóvenes me han distraído de la letra del himno de España, y aun me dejo caer por el sex-shop de vez en cuando. No logramos cambiar la mayoría electoral por más que le pisamos el carnet de identidad a una a la que se le cayó y que llevaba la papeleta del pp en la mano. (Luego se lo devolvimos a la policía. A partir de las ocho cuando cerramos la mesa electoral. Tampoco nos gusta el sufrimiento extremo) A si que les recuerdo el manifiesto. No sigan más marketing que el nuestro.

3 comentarios:

Luis Ponce dijo...

maravilloso diseño grafico ese de jordan, mitico

Juan Pablo 2 dijo...

Nos mean y dicen que llueve. La gente se distrae con sus cositas de Fernando Alonso, y si te oyen discutir de política miran con disgusto. El pan y el circo son la tónica habitual.

Todo lo dan a manos privadas y cuando la peña vea que tiene que pagar por ir al médico, al que le hemos dado suelo y financiado la isntalación, entonces se quejará un poco y volverá a hablar de la Pole del asturiano de los cojones.

Cuando no tenga dinero para que su hijo estudie (la admirada USA), entonces se quejará un poco más, solo hasta el siguiente gran premio, que enriquecerá un poco más al cara simio del yerno de Jose Mari.

Cuando se de cuenta de la venta completa del solar patrio, ya no habrá ETA a la que culpar indignados, y a Alonso le ganará todos los días el negro empadrado ese.

Tanta carrera y tan poca cultura, ¡País!

trentoirredento dijo...

Asi es, amigos, Asi es...