19.3.14

Goya atendido por el Dr. Arrieta (1820)





  Mientras asoman tres rostros oscuros, Goya se recuesta hacia atrás. Se deja atender abandonado en los brazos del médico que le sujeta con humanidad y firmeza. Con ternura y oficio. Es un hombre ejerciendo la profesión más noble que existe, la insuperable. Es un hombre desahuciado en los brazos de otro que le salvará la vida. Dicen que era el tifus el que le acechaba, quizás sus vértigos eternos, el caso es que la agonía le envuelve y de la oscuridad y el dramatismo de la escena solo escapan los rostros luminosos del médico y el paciente. Uno blanco y pálido como una máscara, otro con más color y con gesto entre delicado y decidido. El vaso que se ofrece atraviesa la escena y a los protagonistas, con la medicina salvadora. Goya agarra el borde blanco de sus sabanas, aferrándose con ese gesto a la vida, sujetándose en el tercio inferior del cuadro a la luz. Detrás de ellos quizás las sirvientas, quizás las parcas sombras de su obra, la muerte que espera.

No hay mejor autorretrato en la historia del Arte. No lo hay más valiente que un hombre que se muestra así mismo en las puertas de la muerte con la mirada fija ante la tragedia. Tal vez retándola por última vez, aguantándola. Así se retrata así mismo en esta piedad laica.

Hará unos cinco o seis años estuvo en Madrid. Pocas obras me han conmovido tanto, pocos pintores tienen la capacidad de llevarme tan lejos. Es un crimen que este cuadro no sea propiedad de España.



 “Goya agradecido a su amigo Arrieta por el acierto y esmero con que le salvó la vida en su aguda y peligrosa enfermedad, padecida a fines del año 1819 a los setenta y tres años de su edad. Lo pintó en 1820.”

7 comentarios:

David Martínez de la Mata dijo...

Hola,

Me gustaría contactar contigo, puedes mandarme un email a david_mart88@hotmail.com.

Saludos,

edu dijo...

Gracias. Sinceramente no se puede decir otra cosa; muchas gracias por esta maravilla.

Un abrazo

Anónimo dijo...

¿Y por qué habría de estar el cuadro aquí? Goya murió en el exilio, te recuerdo. Este lamentable país suele tratar así a sus grandes hombres (y a los pequeños). El cuadro lo vendieron los herederos de Arrieta, y el libre mercado es lo que es. Está en Minneapolis desde 1953, creo. Si aquí hay mucho GOYA, hombre! Para qué queremos más! A. J. Iriarte

V dijo...

Si la obra tiene un currículo legal, es obvio que no puede recuperarse. Lo que el estado debería hacer es presupuestar una partida para intentar recuperar este tipo de obras legalmente, es decir comprándolas o recomprándolas. Obras que deberían ser propiedad de España por prestigio o por historia. Y sí...
Goya murió en el exilio partidario de la libertad y el progreso, del mismo que nos expolió patrimonio a espuertas entre 1810, 1812… millares de obras. También los ingleses.

V dijo...

Y una cosilla más para una vez que hay comentarios y algo de debate…

Goya no se exilió. Goya pide permiso para salir de España a curarse, y vuelve a España muchas veces a "Cobrar" sus rentas de jubilado, que menudo era Paco con los pecunios.
No era un exiliado al uso como Moratín, Meléndez Valdés, etc.

Anónimo dijo...

¿Y qué hay de la cabeza de Goya, ya puestos? La birlaron... Habría que recuperarla, que los cadáveres enteros son un valor turístico en alza... A ver si encontramos a Cervantes! Pasen y vean momias ilustres! Paguen por una experiencia cultural única! La momia de Lenin, la momia de Evita, etc. AIJ

V dijo...

¿Es el cuerpo o la cabeza lo que esta en S. antonio de la Florida?

...con Cervantes se pueden llevar el mismo chasco de hace unos 7 u 8 años con Velázquez en Ramales.