12.9.08

Con alguno de mis amigos, el pasado es lo único que tengo en común. A otros me une un incierto futuro. Ni siquiera tendría que llamarlos amigos. Los caminos se separan y lo que queda de amistad se va convirtiendo, poco a poco, en olvido, en desconfianza, en recelo, cuando no en envidia en los peores casos. Miro algunos recuerdos y escruto a la gente con la que en algún momento de mi vida compartí algo importante. Algo que nos unió y de lo que hoy no queda nada. A veces no ha quedado ni el respeto por esos momentos que ahora creemos infantiles, desfasados, inútiles o fracasados. Inexplicables en el contexto de hoy. Innecesarios. En ese nexo de unión en vía muerta, identificamos a las personas que tanto quisimos. Todos tenemos unos cuantos nombres en la memoria. Nombres de los que somos conscientes que nunca vamos a necesitar, de los que no nos compensa el esfuerzo de volvernos a medir cara a cara para contarnos unas vidas que en nada compartimos o en nada necesitamos, que no nos importan. También tenemos otros que sentimos cerca aunque haga años que no los vemos. Es el caso de mis Amigos Pepe Zamborio y Chema Guillen. Hace un año que los vi por última vez. Anteriormente, hacía cerca de siete u ocho que no nos veíamos. Aún así, siempre me he sentido cerca de ellos. Sin necesidad de verlos. Mejor dicho, con necesidad de verlos y no hablarlos. Les vi, nos abrazamos, nos contamos un resumen de nuestras vidas en 10 minutos… y ya nos lo habíamos contado todo. No teníamos nada más que decirnos. Nada más nos unía a día de hoy. Aún sin conversaciones banales que contarnos, mirarles, tenerles cerca me bastó para saber que siempre mantendremos vínculos irrompibles, viviendo a un tiempo y siempre necesarios. Siempre necesarios mientras vivamos. Porque una parte de nosotros no cambia nunca. Precisamente la única que merece la pena. La que nos durará toda la vida.





A veces me piden explicaciones sobre mi aportación al Arte.
Cuando ponen aquí su pantalla esperan que se estimulen sus sentidos
Esperan que les cuente si creo más importante el hecho o la acción
La música o el músico.
El Arte o el creador.

Aquí podrían descubrir cosas que nunca imaginaron.
Noticias sobre la marcha de la Revolución
Cuándo sale su último tren.

Cualquier día se darán cuenta
De que mientras estaban en este blog
Nunca pudieron salir de la caverna

1 comentario:

Enigmático e hipnótico dijo...

Que verdad y que razon tiene maestro.