27.12.07


...En realidad el Grupo de Intervenciones Revoltosas se había formado antes de que Barrabaso, Sepúlveda, El Tigre y Trento, formalizaran su alianza sellando las yemas de sus pulgares en cera. Ese día se escrituró, se levanto acta notarial de algo que venia rodando por la ley de los hechos consumados desde hacia 2 años. Concretamente desde el día que los historiadores del Arte dejaron a un lado los Tutús y las bufandas largas y se pusieron a pintar sabanas blancas reclamando la validez de los estudios de humanidades en un mundo donde el personal es capaz de analizar los trabajadores que sobran para cuadrar el balance de resultados, pero no ven más que un cuadrado blanco en un cuadro de Malevich.

Bolonia reclamaba beneficios y los notas artísticos reclamaban armas para el pueblo. La fiesta de la manifestación iba viento en popa con quedada a las 4 en el Mc Donals de Atocha (los jóvenes no son capaces de asociar la revolución estética con la clase) para meterse en la cintura y en las faldas de las chicas los trapos reivindicativos. La acción fue un éxito completo con gran performance de pancartas y griterío ante el emblemático Gernica de Don Pablo (comunista hasta la última cana de su calva bohemia y capaz de darles sopas con hondas a toda la escuela desfigurativa de Peggy Sue hasta que San Pedro le dio un estudio en la Rive Droite del cielo). La ñoña de Doña Ana María corría por los pasillos hasta que otro salvaje de pelo cano, firme, colocado y de vuelta, pero quizás por eso dispuesto a jugarse el bigote con sus alumnos la recibió a puerta gayola diciéndola… “Tranquilízate Ana, que nadie como estos aprecian más lo que aquí hay”. El susodicho se llamaba y se llama Juan Antonio Ramírez (Jaaaarr para los amigos). Después de montar el pollo durante hora y media y tirar la barra protectora del cuadro ante los gritos de histeria de la bedela, la chavalería fue bajando ordenadamente hacia el patio del reina, no sin antes reclamar el importe de las entradas que antes habia cobrado a los más talluditos, porque decía la taquillera que no éramos historiadores del Arte, no te jode. “¿Qué?, lo somos o no lo somos? El bullício de las fotos en la prensa y los gritos y cánticos de “Si a la Historia del Arte” se les fue enfriando a la muchachada cuando bajaba por los ascensores con vistas a la calle y llegaba a hacer pie en la misma, y descubría que en el patio donde el resto de la facultad esperaba solo se oían los cánticos vigorosos de un grupo de unos 50 que no habían sido invitados a la fiesta. Los chavales bajaban a la calle y se juntaban en 3 de los cuatro puntos cardinales de la plaza en 3 menos en uno. El que daba precisamente a la izquierda según se mira la fachada, a la derecha según se sale. Un nutrido grupo de estudiantes de, supongo que derecho (en Filosofía y Letras su afiliación es más bien escasa) gritaba más alto y claro que todos los tolas artísticos, mayoría abrumadora en el lugar. Se preguntaran porque y yo les respondo. Los 50 jóvenes portaban una pancarta que glosaba una escripción, que si la memoria no me falla decía algo así como… “Zapatero traidor” algo que suscribo plenamente, lo que escamaba a mis compís era la firma, algo así como “SEU. Sindicato de estudiantes falangistas”. -Coño, que tiran a dar…, cualquiera les dice algo a estos… Debieron pensar los arriba aguerridos guerrilleros capaz de enfrentarse a Ana Maria y a la bedel (y a dos seguratas que decían – “A ver chavales que yo estoy de acuerdo con vusotros pero es mi curro”) El caso es que las hordas anti-pizza a la bolognesa se apartaban como el gato al fú de la presencia de los Fachetta Azurri y les concedían todo el protagonismo ante las cámaras de periodistas y también de funcionarios de Tele-Madris, ya al loro de lo que sucedía en Atocha.
boomp3.com

Y en eso llego Fidel…
Bueno no fue Fidel, pero en eso que en uno de los ascensores que descendían del Gernica si bajaban Jorge Sepúlveda, Raúl Soto Esteban y otro, con una de las pancartas de “Sí A La Historia Del Arte”.
¿Qué hicieron…? Mirarse a los ojos, asentir y pirarse de cara a por los falangistas.
Aquello parecía el Calderón el día del doblete. El júbilo de la juventud aun retumba en la plaza por cuando mirándoles a los ojos, les taparon la pancarta facciosa a 10 centímetros de su cara y levantaron la suya mencionada anteriormente. Luisito Sotillos (que andaba por allí vigilante) le echó lo que tenía que echarle y se vino a sostener el trapo, mirando al tipo canoso y diciéndole –“Como tienes la cabeza”. El caso es que los hijos de blas piñar no movieron un músculo y se quedaron con una cara de “-parecemos el gato Jims, siempre nos ganan los ratones” de mucho cuidao. Eso si, los fachas no se cortaron de amenazar e insultar… “Que si os vamos a cortar los huevos, que si os vamos a seguir… Que si venimos a apoyaros y mira como respondéis…, Que si vais a comeros a vuestro Zapatero…”
En una de esas uno de ellos miro a ricardo cantalapiedra a los ojos y le dijo “-A mi me la suda Zapatero. Yo respondo por Stalin”…Se acabaron las discusiones amigos. Los fachas hastiados y aburridos recogieron su yugo, sus flechas y con las mismas… hicieron zape

Los profes, muy combativos (supongo que en otros tiempos) se acercaron a aplaudir y a darnos abrazos (Yo hubiera preferido aquella matricula, Colorado) y sonaron los bongos y tambores de la chiquillada alternativa a todo trapo. Los nazis no esperaron a que se disolviese la manifestación para ir a buscarnos. Tampoco le abría servido de nada. El núcleo del Grupo de Intervenciones Revoltosas (recién formado, aunque ellos no lo supieran) no se disperso (quizás por miedo?) y enfilo hacia el primer bar que vio, donde curiosamente estaban dando por la tele el desfile del 50 aniversario de la victoria del Ejercito Rojo sobre el nazismo en Moscú. Se pueden suponer los gritos que salían del bar… -“Si, si, si, tanques rusos en Madrid”, -“Igualdad, igualdad, base rusa en Alcalá”, etc., etc., etc.… Las cosas que dicen los comunistas cuando se toman dos cubatas…

Valga este post para mandar un abrazo a mis amigos de la facultad de Filosofía y Letras de la Autónoma y de la carrera de Historia del Arte, ahora que me voy a tomar un descanso. Que aparte de estudiar y aprobar, supieron estar a la altura de las circunstancias cuando su tiempo (más corto y ojalá que más largo para algunos, eso sí) les reclamó. Además son asiduos de esta web y yo se lo agradezco y los quiero mucho. Luis, Natalia, Palmira, Carlos, Arroz, Gabi y Juanlu (Qué estaban en Italia), Jorge, Pablo y Raúl Soto.

8 comentarios:

Claude Lacombe. dijo...

Yo no estuve en la movida. Ese año estaba lejos.

Feliz año nuevo, que va a ser el año en que te vas a echar novia definitiva.

Trento dijo...

Felíz de ser tu amigo.

Luis Ponce dijo...

yo quiero ir a la facultad con vosotros copon!

ya me imagino diciendo no no Claude no entres a clase vamos al bar! no seas asi hombre! Valentin no me hagas esto! tu no! quedate conmigo en el bar cabronazo!

Claude Lacombe. dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!

Más o menos era así. te resumo. El primer año Trento y yo éramos las almas nutricias de un grupo que terminó por disgregarse. El se sentaba con Juan y yo con Maite. Me acuerdo de los dos el primer día en clase con Cereceda.

Cuando más traté con el, sin embargo, fue en el reencuentro años posteriores cuando no éramos del mismo grupo. No te creas, Valen iba más a clase que al bar pero no lo dice...

Para los anales, su "Dylan Day" el primer año, al que nos invitó a todos. Qué noche de junio (¿mayo?) más cojonuda. Ambis fuimos con nuestras ex-. Vi cantar a un catedrático en Paleontología...¿qué tema era, Trento?... qué tiempos aquellos...

trentoirredento dijo...

He de confesar que es cierto. Que clases me saltaba pocas, ninguna. No comía pero iba a clase. El caso es que tú y yo siempre mantuvimos la amistad aunque anduviéramos tu con… digamos gente seria y yo con una partida de bandoleros. Lo peor es que después de clase si se animaba la cosa y se prolongaban las “tertulias” estéticas hasta tarde… No se como aguantaba...


El Dylan Day fue de los mejores inventos. El catedrático se llama Guillermo Meléndez. Le tengo aprecio fue capaz de tocar todas las “The Basement Tapes” una por una aquella noche, chupando solos de guitarra a todo cristo. La mejor actuación de aquella noche fue de otro docente que se llama Francisco García Cubero y que le echo gracia y talento a raudales. Abrá más Dylan-Days este año que entra. Ya me encargare yo…

Anónimo dijo...

pero claude vio a cisco tocar? eso es lo mas grande que existe!

Luis Ponce dijo...

oye ya sale mi foto en el perfil o que?

Anónimo dijo...

Fue grande el plante ante el guernica. Somos grandes trento, este año la empezamos a liar de nuevo que ya vale el aburguesamiento.

Barrabaso