10.10.06

Leonard Cohen y un sortilegio... In My Secret Life.

La editorial Lumen acaba de editar el “Libro del Anhelo”, y eso son palabras mayores. Porque cuando pienso en el nombre de su autor, se me pone la misma mueca en la cara que sólo me aparece cuando acabo de oler y dar un pequeño trago a un gran reserva. Para mi Leonard Cohen es eso, un gran reserva que mis altavoces filtran cuando mi corazón lo requiere. No se puede abusar de él, no es Madonna, no es Alejandro Sanz, no se puede mezclar el calimocho con el caviar. La primera vez que lo vi tenía 17 años. Pasaron un concierto en la 2 y me quede sorprendido al encontrar la poesía más perfecta en sus canciones. Al verlo descubrí que se podía ser una leyenda y no ser un pedante, que se podía ser cantautor y ser elegante, y que se podía llorar por amor y no ser un llorón. Es uno de los tres únicos casos en los que se puede usar de verdad esa sentencia que tanto me fastidia, y que tanto usan los que no han escuchado música ni han leído poesía, de que “…es que fulano, es un poeta”. Sus canciones (entre otras muchas cosas, claro) me conducen por las mas bellas Ithacas una adolescencia que ya se prolonga demasiado, camaradas y amigas. Las únicas dos veces que he respirado el mismo aire que él, me he sentido como Alicia en el País de las Maravillas, y he salido del concierto como si acabara de hacer el amor en cada canción.
Tiene un ejército de canciones preparadas para durar toda la vida. Resistirán ataques atómicos y bacteriológicos, resistirán modas y modismos, deconstrucciones y sobreproducciones, aun cuando todo se vaya al principio de los tiempos y la música se vuelva ha hacer con ditirambo y aulós, se entonara “Hallelujah” por alguna diosa.


Dance me to your beauty with a burning violin
Dance me through the panic 'til I'm gathered safely in
Lift me like an olive branch and be my homeward dove
Dance me to the end of love
Dance me to the end of love

Oh let me see your beauty when the witnesses are gone
Let me feel you moving like they do in Babylon
Show me slowly what I only know the limits of
Dance me to the end of love
Dance me to the end of love

Dance me to the wedding now, dance me on and on
Dance me very tenderly and dance me very long
We're both of us beneath our love, we're both of us above
Dance me to the end of love
Dance me to the end of love

Dance me to the children who are asking to be born
Dance me through the curtains that our kisses have outworn
Raise a tent of shelter now, though every thread is torn
Dance me to the end of love


Dance me to your beauty with a burning violin
Dance me through the panic till I'm gathered safely in
Touch me with your naked hand or touch me with your glove
Dance me to the end of love
Dance me to the end of love
Dance me to the end of love

Este “Libro del anhelo” es el resultado de un entrenamiento voluntario en un monasterio budista de Los Ángeles, trabajando como sirviente de su maestro Roshi. Lo que en otras estrellas del rock podría sonar a locura y aburrimiento en Cohen suena a ¿Por qué no? y a buscar la vida que quiero llevar, completamente desmotivado de la exterior. Pero cuidado, hablamos de un hombre que sabe lo que es el mundo y es consciente de su precio. Toda su producción postmoderna a partir de “Various Positions” es un catalogo de ironía, ternura, amor, y cinismo. No se puede escribir mejor ni más sencillo que en “Ten New Songs”, esta canción se llama “In Mi Secret Life”

I saw you this morning.
You were moving so fast.
Can't seem to loosen my grip
On the past
And I miss you so much.
There's no one in sight.
And we're still making love
In My Secret Life.


I smile when I'm angry.
I cheat and I lie.
I do what I have to doTo get by.
But I know what is wrong,
And I know what is right.
And I'd die for the truth
In My Secret Life.


Hold on, hold on, my brother.
My sister, hold on tight.
I finally got my orders.
I'll be marching through the morning,
Marching through the night,
Moving cross the borders
Of My Secret Life.


Looked through the paper.
Makes you want to cry.
Nobody cares if the peopleLive or die.
And the dealer wants you thinking
That it's either black or white.
Thank G-d it's not that simple
In My Secret Life.


I bite my lip.I buy what I'm told:
From the latest hit,To the wisdom of old.
But I'm always alone.
And my heart is like ice.
And it's crowded and cold
In My Secret Life.


Aunque nunca hemos hecho el amor físico, yo lo hago con una que se mueve rápido, que es eterea, se ríe como no puedo ni describir, se ríe con los ojos, con los dientes, con el pelo largo… se ríe… y vuelve la primavera al corte ingles en octubre. Se llama… bueno yo la llamo diosa. Diosa no puede ser cualquiera, a otras las llamo modelo, o super-modelo incluso! Pero Diosa sólo está reservado pues eso, a las que no son terrenales, a las que sólo se puede hacer el amor con ellas volando, otro día les diré como se llama. Es mi novia, pero ella todavía no lo sabe. Bueno, sí lo sabe, sabe que la amo, no que hacemos el amor in my secret life. Y mira que estoy todo el dia ahí, a pico y pala… Volvamos a Leonard.


Les invito a esta cínica lucidez, a este portar la cadena del amor con placentera altivez. “When you've fallen on the highway, And you're lying in the rain, And they ask you how you're feeling, Of course you say you can't complain, If you're squeezed for information, That's when you've got to play it dumb, You just say you're out there waiting For the miracle to come”.


Hacedme caso. Leonard Cohen me ha nombrado encargado de su márketing para la Republica Invisible. Sigo sus órdenes.

3 comentarios:

Barrabaso dijo...

Hola hermano:

Volvemos a la poesía ladrón, además en inglés, Claude estará contento. este puente vuelo a las tierras vascas a hincharme de pinchos, la siguiente semana nos vemos si queréis amigos del blog, y amigas claro.

barrabaso

Claude Lacombe dijo...

Primero tomaremos Manhattan, entonces tomaremos Berlín

trento dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.