18.8.09

“tienen un plasma genial”.

Hay memos que dicen preferir los anuncios a las películas, que disfrutan de la publicidad como si fueran cortos y se regodean en el ingenio de las agencias de creativos argentinos, que bien podían también derrochar su ingenio para levantar su país. El objetivo del marketing es que algo se te quede en la cabeza dando vueltas y supongo que estos días, estos memos, habrán disfrutado con un anuncio perfecto.


Uno de esos que se te quedan en la mente, por su cancioncilla, sus actores de caras muy particulares y por la historia. Es el de esos tipos que van a un asilo de ancianos cantando, a jugar a la consola porque “tienen un plasma genial”. Los tres tienen unas caras que dan ganas de arrojarlos a un volcán. Al creador de esa aberración no. A ese no habría que empujarle a una muerte tan rápida... Al pensador de esa idea deberían darle tormento. Sólo a un mal nacido se le puede ocurrir meter a unos ancianos en una memez como esa, haciendo de simples ganchos dormidos, inocuos, inútiles, medio muertos, aparcados en un asilo donde duermen parece que drogados, si no, no me explico cómo se puede sincronizar el sueño de tantas personas. Los ancianos no estorban a los tres niñatos con caras de perfectos hijos de puta que van allí, no a visitarles y a hacerles compañía, no a trabajar con ellos o a ayudarles, (aunque si se muestre como excusa que van a visitar a la abuela de uno de ellos) sino a jugar a la consola y mientras beben la mierda que anuncian sin que ninguna persona mayor les moleste.


Por supuesto que los creativos y su cliente no están obligados a vender valores humanos o a contar historias que pierdan de vista el objetivo principal. Vender el producto. Que te quedes con esa mercancía en la cabeza. Hay cerdos que viven de engañar con técnicas que se enseñan en las universidades a las personas más ignorantes, y esos cerdos también tienen derecho a la vida. Sólo es que me da grima cierta utilización de ciertos colectivos. Y cómo se hace esa utilización. Cómo vale todo para lograr impactar, para conseguir el objetivo. Y cada vez tienen menos escrúpulos para vender. Hasta a su madre. Aunque presenten a las personas mayores como muebles que estorban, muertos vivientes. Que aguanten un poco y no se mueran. Que nos sirvan para ver un plasma genial.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El puto plasma genial. Esto merece una sangría, madre, el fin de la civilización ha llegado con esa mierda de frase, no mires ya el contexto. No tiro la tele porque si no no puedo ver los chous.

Mr. K.

trentoirredento dijo...

Eso me pasa a mi con la tele. çNo vuela porque si no no puedo ver series