10.5.17

El día que murió Leonard Cohen

Veo los abrigos colgados
a través de las ventanas del colegio
intuyo a los que mañana algo serán
los que les enseñan cómo pude hacer yo.
Al lado, el quiosco de prensa aun erguido
fue el primero que cerró hace años
un centro cultural con nombre de poeta
pero no me puedo quitar de la cabeza
el día que murió Leonard Cohen.
Tenía llamadas a las siete de la mañana
tenía el invierno avanzándome los huesos
son las cinco de la tarde y Helena está saliendo del colegio
pero no me puedo quitar de la cabeza
el día que murió Leonard Cohen.
Seguir a ciegas, cada paso es un trozo de olvido
cada certeza una nueva decepción
no somos tan diferentes, despiertas y ha pasado un año
quizás puedas abrir otra botella
e intentar olvidar el día que murió Leonard Cohen.
Parece que nadie te puede volver a traicionar
pero te das la vuelta y vuelven a hacerlo
en realidad me compadezco de ellos
los artistas tan bohemios anhelan un puesto fijo
en cualquier institución del estado
y olvidar el día en que murió Leonard cohen.
Ya hay gente ganando dinero con ello
parece que estaban deseando que se fuera
supuestos escrutadores de su obra
que un día abusaron de su generosidad ahora viven de dar conferencias
Explicando el día que murió Leonard Cohen.
Hubo quien vio colibrís en su ventana
hubo quien abrió un moet chandon
hubo quien entro a la iglesia y prendió velas
me hubiera gustado estar cerca de Rafael de Besa
el día que murió Leonard Cohen.
Empatía y magnetismo son las bases
de cualquier existencia poderosa
en un mundo sin fantasmas ni memoria
la última risa pertenece a la muerte
son las 10 de la noche y Helena me esperaba para jugar cinco minutos
la noche que murió Leonard Cohen.

No hay comentarios: